Lessons learned VII

  • I have bad memory for casual topics / personal long term projects: Things that I not come back often or long term project that I use to make progress casually makes me hard to remember its details.

  • Flip weaknesses to strengths: The previous item made me mad. I don’t like this weakness but I took a long deep breath and switched the thinking: this could lead to a new strength. Taking action on in should lead to a gain for those projects (less re-take curve) and for me (more fresh things in my mind).

  • Daily logging: Trello for week + daily planning makes goals clear. The downside is that it could lead to burnout due to stress on my own pressure to complete them if the scope of tasks is too much.

    Personal Trello

  • Make time worth; complete tasks in one shot makes more time available: Take a task, sit my ass down and complete it in one shot makes more time available in the future for other tasks. Use with caution: the task has to be meaningful.



Lessons learned VI

On Life itself

  • Life is not about one problem at time: Many problems will happen at the same time and there will be moments where almost all of them have to be attended. Work chanllenges, house maintenance, family health (and personal one!) happens in parallel without asking if its the correct moment to broke.

  • Work behavior and other life aspects reflects are related, they are not isolated environments: If something is not going well in the office (i.e. the way you organize your daily rutine) it is very likely that the same can be observed in other aspects of your like, like the way you organize your work in home during weekend or working days.

    This maybe does not reveal nothing life-changing, but it can help to discover relationships between mental behaviour in different situations.

On management

All members have to take part on the success of the team

  • The scenario: A brand new project has been putted on the table; a due date was fixed in a near future.

  • The decision: All senior developers were hands-on over the hard tasks; a junior developer on the team was left with non-urgent tasks. Coaching were left unattended.

  • The consecuence: Junior mates were unmotivated, not feeling part of the whole.

On API development

  • I have the control of the API and its data: Modeling data and integrity validation is my responsability, despite the fact that clients will make checks on their side.

  • Migrating an API endpoint to another one must satisfy behaviour: I have to check same body fields and verify if other paths are being affected with the change, like “migrating /old/path/[0-9]+ -> /new/path/[0-9]+... what happens with /old/path/[0-9]+/deeper?”



Curso Golang en MercadoLibre 2da Edición

Hoy tuve la oportunidad de participar en la 2da Edición del curso del lenguaje de programción Golang que se realiza en las oficinas de MercadoLibre en el Polo Dot, junto a otros compañeros de equipo; excelentes personas y de una calidad técnica admirable. Es mi primera vez participando en un evento dentro de la empresa que está abierto a la comunidad y lo disfruté muchísimo; es una de mis metas desarrollar mis skills en comunicación y si bien sentí que los eventos se desarrollaron de forma natural, también me sentí fuera de mi zona de confort y eso creo que fue lo mejor de todo: descubrir nuevos horizontes, no detenerme frente a mis miedos :)

Siento que de a poco estoy subiendo un escalón en la dirección correcta y estoy muy feliz por ello.

Los temas que se abordaron en la misma fueron:

  • Tipos de datos y estructuras.
  • Punteros
  • Funciones como valor
  • Lambdas
  • Closures
  • Composición de tipos
  • Interfaces
  • Algunos Proverbios de Go
  • Testing

Link a la charla del día #2

1

2

3

4



La última cita

– ¿Cómo te fue anoche?

– No me fue mal… no, no me fue mal.

– Y supongo que me tengo que tomar ese gesto como que realmente te fue bien.

– Es que no quiero mentir. No me fue mal. Fue interesante.

– Uf, me alegro de que por lo menos fuera interesante! ¡Jajaja!

– Sí…

– … Fueron muchos años. Ya no parece tan fácil como cuando éramos chicos, ¿no?

– Puede ser pero… ¿Sabés qué fue lo más extraño? No fue estar ahí solo de nuevo, no. Nunca me había pasado algo así, no se si es común sentirlo así.

– ¿Volvieron juntos?

– No no, pero el tema está ahí, en volver.

– ¿A qué?

– A la habitación, a la casa.

– No entiendo.

– Luego de prender la luz y sacarme la ropa, te juro que no estaba solo.

– …

– Es decir… Llegué, prendí la luz y cuando la habitación se iluminó, yo ya sabía que estaba vacía, pero en mi cabeza sentía que estaba sentada en la cama. Y se reía; me preguntaba cómo me había ido. Y yo le hablaba en mi cabeza, pero en realidad estaba sin decir nada. Y así fue durante un rato largo, habían dos mundos: uno en mi cabeza y otro en la habitación.

– …

– Supongo que es como decís vos. Que son los años y uno aprende a pensar de cierta manera. No pude pensar de nuevo en Lili. Me cagó de nuevo… ¡y la noche también! ¡Jajaja!



El loco Joaquín - Parte II

WORK IN PROGRESS

Ir al post El loco Joaquín - Parte I.


Salió presuroso de aprovechar la mañana, aunque el concepto de la mañana no era el mismo que el de los demás; fue el último en comprar los víveres en el almacén, porque ya estaban cerrando los negocios. Cuando volvía, marcando con el bastón el tercer golpe que faltaba a su andar, sentía el bullicio de la gente que habla por hablar hasta que escuchó su nombre. Que ya no era el mismo Joaquín, que se estaba ganando un nuevo apodo del cual nada quería saber. Que sus pasos eran más cortos que antes y el bastón podía escucharse a la distancia. Que el mar le había arrebatado algo más que un pié sano.

Zigzageaba en el camino entre las calles, esquivando gente sin mirarlas a la cara hasta que en un momento, estuvo solo, y como una ola que a uno le arrebata el equilibrio en la playa sin aviso, un pensamiento en su mente le robó un poco de la cordura a cambio de un propósito. Ya está decidido dijo en voz alta al público ausente que lo rodeaba. Que no se diga que el hijo de su padre, que construyó su propia casa dos veces (la última por aburrimiento), iba a morir entre esas ruinas.

Iba a construir su hogar hoy mismo.

“Si vas a ahorrar, ahorrá en materiales” le decía su padre y así lo hizo durante 15 años, esperando que emergiera del suelo la ansiada familia y la necesidad para empezar. Pero la familia nunca apareció y lo que más se le pareció a una, deambulaba con dos mocositos muy ruidosos y un sombrero de ala muy grande que le ayudaba a esquivar su mirada.

El terreno asomó y parecía que los montones de material habían escuchado su pensamiento; sentía la mirada de la arena y los ladrillos clavarse en la bolsa que colgaba de su mano izquierda y sintió culpa de tener que almorzar. Si un viejo necesita dormir poco, entonces también necesita comer menos se justificó y dejó tiró la bolsa sobre la mesa. Miró hacia el público que lo rodeaba: bolsas de cemento, piedras, arena, más piedras y ladrillos… todos inanimados pero ansiosos y con ojos que le devolvían la mirada. “Al fin llegó el momento” le decían y lo escuchaba y asentía en silencio. Si se dió cuenta que estaba perdiendo los estribos, no pareció preocuparle.

Empezó con los cimientos, luego levantó las columnas y los vestigios de un techo aparecieron luego de 2 semanas. Era por fin domingo por la mañana y fue al puerto como de costumbre a esperar a Juan Carlos pero el Sol no trajo su barco esta vez como le había dicho su instinto. El cielo se oscureció y la Luna sólo iluminaba las aguas del mar, burlándose de las cadenas que lo ataban. Puteando en voz alta y pateando los perros del puerto le dio la espalda al agua y acusando la ausencia de su amigo con el dedo contra la oscuridad fue dándole un poquito más de fuerza a aquél apodo que no quería oír.